Cómo optimizar los cambios de marcha

Cambio marcha

En esta ocacion, queremos explicaros como podéis optimizar los cambios de marcha, para reducir el consumo de combustible y mejorar la conducción.

El cambio de marcha del vehículo influye significativamente en el rendimiento de la aceleración y el consumo de gasolina, debido a que cambia el punto de operación del motor y la inercia del mismo. La transmisión de un vehículo es la responsable de transmitir la potencia del motor a las ruedas, por lo general se emplean diferentes velocidades para llevar a cabo un cambio de marcha efectivo. Desde la perspectiva del conductor medio solo hay dos tipos: manual o automático.

El tipo más común es la transmisión manual,  el método tradicional que requiere que el conductor elija cada marcha usando una palanca de cambios y un pedal de embrague. Todo esto lo sabemos, pero, ¿Realmente sabemos como optimizar las marchas?

A continuación os dejamos unos pasos a seguir para optimizar nuestros cambios de marcha:

Paso 1: cuidar el embrague

Los automóviles modernos con cajas de cambios manuales, tienen tres pedales y una palanca de cambio. Los cuales lógicamente se deben usar para poner en funcionamiento el vehículo, hasta aquí todo normal. El pedal de embrague es la principal diferencia aquí. Básicamente, el embrague desconecta la transmisión del motor para permitir que el conductor cambie de marcha o deje el motor en ralentí. El primer consejo es entender que cuando queremos poner en marcha nuestro vehículo, no hay necesidad de fijar la aguja en la línea roja, simplemente hay que asegurarse de presionar lo suficiente para que, una vez que comience a levantar el pie izquierdo del pedal del embrague, el automóvil tenga suficiente potencia y revoluciones para avanzar suavemente, esto ayudará a que tu motor no sufra y a consumir menos gasolina.

Paso 2: primera marcha

Con la primera marcha descubrirás que solo puedes avanzar un poco antes de que necesites cambiar a la segunda marcha. Esto se debe a que cada engranaje de una transmisión está optimizado para un rango de velocidad específico, y la primera marcha está destinada solamente a ayudar a que el automóvil inicie el movimiento. Para que el motor no sufra debe cambiarse a los 3 segundos o a los 7 metros de recorrido.

Paso 3: no saltarse las marchas

En muchos casos, puede ocurrir que quieras omitir una marcha, para llevar a cabo una marcha más larga. Eso puede estar bien por que reduce el consumo y casi todos los coches permitirán un cambio bastante suave desde la primera marcha hasta, por ejemplo, la tercera. Sin embargo, se recomienda no saltar muchas , ya que podría provocar que el automóvil se “atasque”. Las revoluciones del motor serán muy bajas y la aceleración se ralentizará y como consecuencia el motor sufrirá.

Paso 4: vigilar las revoluciones

En la mayoría de los vehículos el punto óptimo suele ser de 2.500 rpm en términos de revoluciones del motor y aproximadamente a la mitad del recorrido del embrague. Sin embargo, cada coche es un poco diferente, así que te aconsejamos probar para saber dónde se encuentra más cómodo tu coche, en términos de embrague y rpm del motor. Utilizar marchas largas ayudara a mantener a raya las revoluciones y a reducir el consumo.

Finalmente, un importante consejo y es que si circulas, sin pisar el  pedal del acelerador, y por encima de 1.500 revoluciones, o unos 20 km/h, reducirás el consumo notablemente!!!

Si quieres optimizar más aún tu conducción, te recomendamos que te descargues  Beracing App , una aplicación móvil que muestra los resultados de tu conducción, gracias al aparato de telemetría BRAIN.