Las manos al volante

 

Para novatos y no tan novatos, pocas lecciones son más sagradas que la correcta posición de nuestras manos sobre el volante. Cada quien conduce su coche de una manera en particular. Algunos prefieren usar una sola mano, otros las dos en alguna posición extraña, y otros pareciera que estuvieran acostados sobre el asiento del piloto en lugar de sentados correctamente.

La posición que más critica como incorrecta es la de colocar una sola mano sobre el volante y dejar la otra libre (tradicionalmente la izquierda es la que conduce). Aunque es cierto que es necesario hacerlo por momentos cuando se conduce un coche de transmisión manual, es imposible controlar el coche en caso de emergencias con una sola mano. Además, si conduces con una mano lo más probable es que uses la palma para cruzar, lo cual quizás parezca seguro cuando te estás estacionando pero estando en marcha es muy peligroso dado que pierdes capacidad de reacción.

Seguridad y control para encontrar la postura adecuada

Imagen: Team O’Neil Rally (YouTube).

Al colocar las manos en la posición de las horas “9 y 3” en un reloj se puede tener aún más control que en “10 y 2”. Esto se debe a que es mucho más fácil cruzar curvas más intensas sin soltar el volante de esta forma, además de que resultará más sencillo sentir cuando el volante está derecho de nuevo.

La técnica de “9 y 3” es la más usada por pilotos profesionales de carreras automovilísticas. Si alguna vez has visto una carrera de Fórmula 1 por la televisión, sabrás que es así.  Por lo tanto a través del volante no solo le decimos al coche lo que queremos que haga, sino que éste a su vez nos transmite lo que hacen las ruedas. Si pierde adherencia, si el asfalto cambia o si hay algún problema, lo podemos y debemos sentir a través del volante.

Sin embargo, aunque hablemos de recomendaciones, es justo resaltar que en el mercado actual es muy difícil recomendar una posición determinada, no sólo al volante, sino en la propia conducción. Para ello recomendamos dedicar tiempo a encontrar entre los múltiples reglajes disponibles la teórica mejor postura de conducción, el volante es sagrado. 

El volante lo usamos el 100% del tiempo, así que más nos vale ir cómodos con él. La idea es situarnos lo más próximos al volante que nos permita movernos con comodidad. Normalmente se usa una medida que suele funcionar bien en todos los coches, que consiste en, colocar la espalda bien apoyada en el asiento, estirar el brazo y situarlo encima del volante (lo que sería a las 12 en un reloj), si está a la distancia correcta, nos debe quedar el volante tocando la correa del reloj, es decir, a la altura de la muñeca.

Esperamos que hagáis caso de estas recomendaciones para mejorar vuestra seguridad y la de los demás cuando estemos conduciendo. Esta es la mejor actitud para empezar a ser un conductor BeRacing.