Historias de los pilotos más destacados.

John Surtees. El único campeón de Motociclismo y Fórmula 1

John Surtees ha pasado a la historia por ser el único piloto, hasta el presente, que ha logrado títulos mundiales de motociclismo y Fórmula 1. Pero su contribución no se ha quedado en eso. También es el responsable, indirectamente, del actual estilo de conducción, en el que el piloto se tumba más que la propia moto.

Surtees nació el 11 de febrero de 1934 en el seno de una familia muy motera, con lo que, al contrario de lo que es habitual, no recibió negativas cuando mostró su deseo de dedicarse a la competición. Su propio padre le compró las primeras motos de carreras, entre las que destacó la entonces inevitable Norton Manx. En 1952 su nombre empezó a sonar en las carreras en Isla de Man, aunque fue en los años siguientes cuando adquirió cierta fama, sobre todo a raíz de batir al mismísimo Geoffrey Duke, el mejor piloto de esa época.

Surtees había sido ‘paquete’ en carreras de sidecares y decidió aplicar, con éxito, esos movimientos sobre la moto.

En 1955 Surtees llega al Mundial y consigue sus primeras victorias. El futuro es suyo. En 1956 ficha por MV Agusta, la firma legendaria que dominaba el campeonato en esos años; a pesar de que estuvo en el dique seco durante bastantes semanas por una caída, se hizo con el título mundial de 500 c.c. por delante del mismísimo Geoff Duke, expedientado por la Federación por apoyar una huelga de pilotos. En 1957 luchó por retener el cetro mundial, pero su MV le dejó tirado en la última carrera de la temporada y el título fue a manos de Liberati, piloto de Gilera.

1958 es un año clave. El Mundial entra en crisis al retirarse gran parte de las marcas implicadas; de hecho, sólo MV Agusta sigue tomándose ‘en serio’ el campeonato, lo que deja a Surtees como único piloto realmente oficial. En esas circunstancias, sin rivales que pudieran hacerle frente, ‘Big John’, como era conocido ya en ese tiempo, ganó los títulos de 350 y 500 c.c. casi sin despeinarse, doblete que repitió al año siguiente.

En 1960, y por aquello de que no convenía aburrirse, MV Agusta decidió fichar a un piloto prometedor, Gary Hocking. De la noche a la mañana, Surtees tenía al enemigo en casa. Sin embargo, John no se deja amilanar y consigue su tercer doblete consecutivo.

Con MV Agusta cada vez más encariñada con Hocking y con un Mundial deteriorado por la falta de equipos participantes, Surtees decide orientar su carrera hacia los coches, que cada vez le atraían más. Tras un prometedor debut con Lola F-1, se implica en su nueva ‘profesión’ con la misma pasión que había mostrado en las motos. Los éxitos no tardan en llegar. Por fin, en 1964 conquista el título mundial con Ferrari tras un final emocionante en el que se jugó el todo por el todo en la última carrera frente a Phil Hill y Jim Clark. Menudo trío…

Surtees sufrió poco después un terrible accidente mientras probaba un Lola. Salió vivo milagrosamente, con lesiones en los riñones y la columna y fracturas de pelvis y fémur. Pero se recuperó en un tiempo récord y volvió a competir. Sin embargo, sus relaciones con Enzo Ferrari se deterioraron. La ‘Scuderia’ apostaba descaradamente por otro piloto, Bandini, y cuestionaba la total recuperación de ‘Big John’, que ha afirmado en alguna ocasión, con su discreción habitual, que fueron las decisiones equivocadas tomadas por los directivos de Ferrari en esa etapa las que impidieron que lograra dos o tres títulos más.
Decepcionado por este ambiente enrarecido, Surtees optó por retirarse, aunque mató el gusanillo preparando sus propios coches.

Recordamos con este articulo a uno de los grandes abanderados del Motorsport, su pasión y determinación son un ejemplo a seguir, y su legado eterno.

¿Os imagináis si hubiese tenido acceso a la telemetria? Habría batido todos los récord de grados de inclinación en motos.

 

John Surtees sigue siendo el único campeón del mundo de Motociclismo y Formula 1.

Alberto Ascari

Inauguramos nueva sección para destacar a los pilotos más representativos del mundo del motor.

Alberto creció desde niño con la exclusiva idea de convertirse en piloto de competición.

Todavía hoy Alberto Ascari es el único italiano que ha logrado dos Campeonatos del Mundo de Fórmula 1, ambos al volante de un Ferrari.

Fue Enzo Ferrari quien introdujo a Alberto Ascari en el automovilismo. Corría el año 1940 cuando el propio Ferrari llamó a Alberto, que entonces estaba pilotando para Auto Avio Costruzioni, nombre adoptado por la Scuderia tras el tormentoso divorcio entre Ferrari y la casa de Portello.

La prueba que Enzo Ferrari quería que Alberto disputara con uno de sus coches era la Mille Miglia, donde Ascari había participado eventualmente con un 815 spyder preparado por Carrozzeria Touring en Milán. Ya desde este estreno al volante de un pequeño 8 cilindros de sólo 1.500 cc, uno podía ver que este piloto de Milán era increíble. Las siguientes carreras, antes de que todas las competiciones se parasen con motivo de la Segunda Guerra Mundial, confirmaron las expectativas.

Durante la última corta fase de la temporada de 1947, Alberto ganó su primera prueba, en el circuito de Módena, frente a un satisfecho Enzo Ferrari. El 27 de mayo de 1949 Ferrari anunció oficialmente el fichaje de un hombre que parecía ser una de las grandes promesas del automovilismo italiano.

El 12 de junio Ascari hizo su debut en el Gran Premio de Bari con un asombroso triunfo, seguido por otros cuatro coches del Cavallino Rampante. En el mismo año, el hombre de Milán se estrenó al volante de un monoplaza de Fórmula 1, la nueva y más alta categoría del automovilismo, con un nuevo reglamento y el deseo de comparar el rendimiento de los motores y la aerodinámica en los circuitos.

“Ciccio” que traducido significa gordito, es como lo llamaban sus compatriotas, cosechó una serie de extraordinarias victorias: el Gran Premio de Suiza de Fórmula 1, seguido de Silverstone y Monza. Después de un buen comienzo en F1 en 1950, en 1952 consiguió el Campeonato del Mundo de Pilotos al volante de un 500 F2, un título que repitió en 1953 con una serie de fabulosos triunfos. Tras el horrible accidente en el Gran Premio de Mónaco en 1955, del que Ascari salió ileso, se vio envuelto en otro accidente en el Autódromo de Monza, esta vez con fatales consecuencias. Mientras seguía la sesión de pruebas de su amigo Castellotti a pie de pista, no pudo resistir la tentación de ponerse al volante de un Ferrari durante un par de vueltas. Pero algo no funcionó bien y nunca se pudo saber exactamente qué fue. Todavía hoy los rumores dicen que pudo haber un comisario cruzando la pista, pero es sólo un rumor. Lo cierto es que la curva a la que después se puso su nombre en Monza, le convirtió, con su encanto y su actitud, en uno de los pilotos más populares de la historia del automovilismo y en la historia de la Fórmula 1. Todavía en la actualidad ningún otro piloto italiano ha sido capaz de seguir los pasos del gran Alberto Ascari.

Fecha de nacimiento:13/07/1918

Lugar de nacimiento:Milano (ITA)

Carreras:32

Victorias:13

Pole positions:14

Podios:17

Vueltas rápidas en carrera:11

Vueltas liderando la carrera: No disponible

Campeón del Mundo con Ferrari:1952, 1953

 

#BeRacing